La Roca

7 junio, 2009

El apacible encanto del pequeño pueblo de Samaipata (Descanso en las Alturas, en quechua) atrae a tantos extranjeros para fijar su residencia que, además de dificultar la contratación de un guía autóctono, casi equipara su número al de bolivianos.  Lee el resto de esta entrada »

Anuncios