No levantes tanto el vuelo, palomicaaa

Ya se anunció vía Twitter y, de rebote, en Facebook. Sin embargo, la anécdota resulta curiosa y, por tanto, se merece un hueco en la bitácora, con permiso de Paco Picó y sin pretender que un ave reste ahora protagonismo al mosquito. A saber, un colúmbido, o sea, una paloma, parece que común o doméstica (columba livia), decidió instalar su nido, justo el día que comienza la primavera austral, y, sin previo aviso, poner un huevo en una maceta del balcón de un apartamento del porteño barrio de San Nicolás, céntrica sede actual del equipo de El zumbido del mosquito. Total, añadan ahora a Paco Picó & cia. un palomo con su paloma más un huevo (futuro pichón o pichona) fruto de la unión de la pareja. Y para que conste, acá tienen algunas imágenes del hecho y, de paso, se estrena el formato de galería de diapositivas, gentileza reciente de WordPress. Parece que la incubación dura alrededor de 18 días, así que se añadirán fotografías para comprobar la evolución de la emplumada familia. Si no deciden mudarse, claro, como en la jota: “No levantes tanto el vuelo, palomicaaa…” En definitiva, un documental sobre aves sin encender la televisión, hala, en el mismo balcón de casa. Y, por supuesto, en las pantallas de sus respectivas computadoras. De nada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Post data: Pareció un abandono del nido, con huevo incluido, en toda regla. Algo después del anochecer, palomo y paloma (aún no se decidieron los nombres, así que se admiten sugerencias) ya no volvieron por la maceta del balcón para incubar a su pichón en potencia. Pánico ante la paternidad, incomodidad del hogar, disgusto con los vecinos o, simplemente, ganas de juerga. Fue lo último, sin duda, porque la pareja ya estaba de nuevo por la mañana. Y luego dicen que las mascotas no se parecen a sus dueños…

P.D. 2: Ya hay dos huevos, dos. La paloma puso el segundo el 22 de septiembre, justo un día después del primero, junto a su palomo y ante el estupor de La Canarinha. No quieres sopa, pues toma cazo y medio, bueno, dos cazos en este caso. Y con un par, de huevos, claro. (22/09/2010)

P.D. 3: La paloma Alodia (nominativa primera propuesta de la lectora más participativa, gracias) no salió anoche y permaneció encima de sus dos huevos (tremenda paradoja) hasta bien entrada la mañana, cuando apareció por el nido su pareja para relevarla en la tarea después de ausentarse de la maceta conyugal desde la tarde anterior. Tras echar una mano, ala, mejor dicho, de manera intermitente en horario matinal y vespertino, Nunilo (idem) parece que volvió a irse de picos pardos al atardecer. No hay más huevos ni fotografías por el momento. (23/09/2010)

P.D. 4: Sin novedades en la cuarta jornada del palomar balconero, bastante similar a la anterior pero con mayor confianza entre las dos parejas de vecinos. (24/09/2010)

P.D. 5: El fin de semana no varía un ápice los hábitos en el nido-maceta. (25/09/2010)

P.D. 6: Si la emplumada pareja profesa alguna creencia religiosa, lo que no se descarta por las múltiples referencias bíblicas de algunos antepasados, va a misa por separado, porque los huevos no se quedan solos el domingo. (26/09/2010) 

P.D. 7: Rutinario inicio de semana para celebrar los siete primeros días de incubación. (27/09/2010)

P.D. 8: La lluvia no frena la incubación, así que tampoco hay huevos pasados por agua en el palomar balconero…  (28/09/2010)

P.D. 9: Jornada tan ventosa en Buenos Aires (nunca mejor dicho) que casi vuela la pareja Usuriaga (apellido propuesto en un comentario por otro lector) sin necesidad de abrir las alas, pero se mantiene firme sobre los dos pichones en potencia (¿o sería envasados?). Y sin repercusiones, por cierto, de la huelga general al otro lado del charco. (29/09/2010)

P.D. 10: Sin novedades por el frente. (30/09/2010)

P.D. 11: Inicio sin complicaciones de la estimada segunda mitad del proceso de incubación. (1/10/2010)

P.D. 12:  Apacible y soleado fin de semana en el palomar balconero. (2/10/2010)

P.D. 13: Atracón dominical de la familia Usuriaga a base de migas, restos aprovechables de un paquete de pan de molde con moho de sus vecinos. (3/10/2010)

P.D. 14: Arranca la semana definitiva para la eclosión de los huevos, así que permanezcan atentos a sus pantallas. (4/10/2010)

P.D. 15: Asumida sin apenas quejas por parte de la familia Usuriaga la presencia provisional de un tendedero en el balcón palomero. (5/10/2010)

P.D. 16: Jornada rutinaria en el nido-maceta y alrededores. (6/10/2010)

P.D. 17: Empapada la emplumada pareja para proteger los huevos en otro día lluvioso a falta de, supuestamente, una jornada para la eclosión. (7/10/2010)

P.D. 18: Sin eclosión en la primera fecha del periodo 18-20 días estimado por la ornitlogía para el final de la incubación de los huevos de paloma, aunque se observan algunas pequeñas grietas en una cáscara. Emoción, intriga, dolor de barriga… ¿Eclosionarán mañana, pasado, al otro o huevos pasados y necesidad de cesárea oval? ¿Dos pichones, dos pichonas o pichón y pichona? Hagan juego, señores, se admiten apuestas, aunque siempre gana la banca… (8/10/2010)

P.D. 19: ¡Habemus pichones! Los dos retoños resultan madrugadores, pues rompen las cáscaras (dentro del periodo previsto) antes del despertar de sus vecinos-padrinos. Pelusa amarilla desgreñada, desproporcionados ojos cerrados, inquietos picos enormes y leves movimientos torpes. Alodia y Nunilo se continúan turnando para proteger y calentar con sus cuerpos a los recién nacidos, bueno, recién eclosionados, que se alimentan del pico de sus progenitores.(9/10/2010)

P.D. 20: El puente festivo del 12 de octubre se desarrolla con tranquilidad en el nido-maceta tras el inicial ajetreo por la eclosión de los huevos. A la espera de confirmar su sexo, los pichones ya lucen los nombres de Mariano, en honor a un amigo porteño con apodo palomero, y Musy, por su parecido físico con un personaje de la serie televisiva Fraggle Rock. (1o/10/2010)

P.D. 21: Sin novedades entre el cuarteto Usuriaga. A partir de ahora, finaliza la periodicidad diaria de la actualización del artículo, no por aquello de respetar la intimidad de los menores sino para evitar el cansancio de los autores y el hartazgo de la audiencia, aunque la redacción de post data y la difusión de imágenes continuará ocasionalmente para comprobar el crecimiento de los pichones hasta que se decidan a abandonar el nido-maceta. De superarse el periodo de cuarenta días estimado para la emancipación sin que Mariano y Musy ahuequen el ala, sus vecinos decidirán por ellos y quien avisa no es traidor sino avisador. Disculpen las molestias y gracias por su atención. (11/10/2010)

P.D. 22: Los palomos continúan turnándose en calentar cuerpo a cuerpo y alimentar pico a pico a sus pichones, que abren los ojos al cumplirse la primera semana de la eclosión. (16/10/2010)

P.D. 23: Los retoños ya logran sostenerse, todavía tambaleantes, sobre sus patas. (18/10/2010)

P.D. 24: Murió Musy Usuriaga (Buenos Aires, 9/10/2010 – 26/10/2010; DEP). El pichón macho Mariano siempre comió y creció más que su hermana, selección natural que dicen, pero nada hizo presagiar el fatal desenlace hasta el inicio de la semana. Al percibir su incapacidad para disputar ya la comida del pico de los padres, los vecinos de balcón optaron por retirar a Musy del nido-maceta e iniciar un tratamiento de recuperación mediante la alimentación con migas de pan mojadas en agua a través de unas pinzas depilatorias, descanso en una caja de zapatos y calor de una lámpara de noche. Pero nada, sin resultado. La pichona no reaccionó al procedimiento de urgencia y murió a las pocas horas. El cuerpo de Musy Usuriaga yace a partir de ahora enterrado en otra maceta, vacía por el momento, del balcón en el que nació y vivió durante 17 días. Descanse en paz. (26/10/2010)

P.D. y 25: Murió Mariano Usuriaga (Buenos Aires, 9/10/2010 – 27/10/2010; DEP). Justo un día después de la muerte de su hermana, pero de manera todavía más repentina e inexplicable, los vecinos de balcón ni siquiera pudieron activar el protocolo de urgencia al encontrar sin vida el cuerpo del pichón a primera hora de la mañana, por lo que se limitaron a copiar el destino final de Musy e inhumaron a Mariano Usuriaga en otra maceta, el mismo tiesto empleado como nido durante más de un mes y también vacío por el momento. Desolados por el fatal desenlace, los vecinos del palomar balconero agradecen toda la atención prestada durante más de un mes y las condolencias recibidas por tan sentida pérdida. Y, por tanto, concluyen aquí las actualizaciones del artículo, aunque con un final más triste del deseado por rigor de las leyes de la naturaleza. (27/10/2010)

votar

Anuncios

13 Responses to No levantes tanto el vuelo, palomicaaa

  1. Maryta dice:

    Eramos “picos” y parió la paloma…

  2. ana dice:

    Alodia y Nunilo, q os parece?????
    es muy huesqueta¡
    animo con la “paternidad” , dicen q da muchas alegrias¡¡¡¡
    besos
    ana

  3. Al Palomo tienen que llamarlo Usuriaga. Si no saben porqué, pues googlen.

  4. Esther dice:

    Muy bonito y tierno el asunto de las palomas, pero ya me direis que vais a hacer con los pichones. En el parque de Huesca echan cohetes para que se vayan los estorninos, ¡es una idea¡. Aunque seguro que les cogeis cariño.

    • Más que cariño, que también, mera curiosidad periodística y afán documental. Y, obviamente, desde acá no se barajan planes de futuro para los pichones más allá de alentar su pronta emancipación del nido-maceta 😉

  5. Luisao dice:

    Atento a la apasionante historia, espero las eclosiones y voy avisando que pichon colorado no es mio.
    Tamaña responsabilidad para los Usuriaga, criar a dos pichones y dos españoles.

  6. Ata dice:

    Alguna de por aquí sugeriría arroz con bicarbonato (para que revienten como el Lagarto de Jaén); eso es lo malo de andar con piedrólogas que desentierran el pasado, que uno se embrutece. Eso de los líticos patrimoniales y la mierda de paloma no casan bien…
    Espero que los ‘niños’ estén bien.

    • No me extraña la animadversión de los conservadores del patrimonio histórico hacia las palomas, pues una sola familia emplumada ya marcó como su territorio una esquina del balcón con generosos excrementos. Bien se vale que servirán como abono cuando el nido-maceta recupere su finalidad original…

  7. Luisao dice:

    Tranquilo Armando, es lo normal, ponene dos huevos porque las estadisticas dicen que sobrevive uno solo, si ponian uno solo quizas no habia descendencia. La naturaleza es sabia. Plantale una encima del pichon.
    Dicen que Paul se suicido porq habia predicho que sobrevivia Musy Usuriaga

  8. Manolita Cavero dice:

    Hola Armando! Nos acordamos mucho de tí y te enviamos un fuerte abrazo desde Huesca. Con el episodio de las palomas nos hemos divertido de lo lindo,(además de la riqueza literaria con que nos obsequias en los distintos relatos.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: