Y Sudamérica gritó libertad

Sucre no es Roma, pero también se asienta sobre siete colinas. Entre suaves pendientes, calles rectilíneas de edificios encalados, que otorgan al enclave de aire colonial el sobrenombre de Ciudad Blanca. No obstante, la urbe, conocida como Chuqisaca por los indios charcas y bautizada como La Plata por los conquistadores españoles, tomó su actual nombre del mariscal Antonio José de Sucre, un homenaje al militar venezolano como segundo presidente boliviano tras el brindado con la denominación del país al primer mandatario y también líder de la independencia hispanoamericana: Simón Bolívar. No en vano, Sucre, primera y actual capital constitucional de Bolivia (con permiso de La Paz), se enorgullece de haber lanzado, el 25 de mayo de 1809, hace justo dos siglos, el primer grito de libertad en América del Sur, apenas tres décadas después de la independencia de los norteños Estados Unidos. Aunque existieron anteriores y frustrados alzamientos indígenas en el subcontinente, la revolución popular de Chuquisaca de aquel día, iniciada por estudiantes universitarios contra el gobernador español tras el apresamiento por conspiración del abogado Jaime de Zudáñez, encauzó el descontento social contra una metrópoli entonces ocupada por la Francia napoleónica y no se detuvo hasta 1825 con la firma del acta de fundación de la República de Bolivia, un fracaso para el intento de crear una gran federación de Estados en Sudamérica. El proceso continuó a lo largo del siglo con la emancipación de sucesivos territorios coloniales y culminó con la proclamación de la independencia cubana en 1898. A partir de entonces empezarían a escribirse otras historias, pero ya libres.

votar

Anuncios

2 Responses to Y Sudamérica gritó libertad

  1. elsimagico dice:

    Qué bueno, que dicen por allí. Un beso.

  2. carlitros dice:

    El caso es que después de 200 siguen igual de amarrados que antes. Los unicos que obtubieron la libertad en esos dias fueron los caciques y reyezuelos españoles que por su propio interes dieron la espalda a la patria en el momento que mas los necesitaba y crearon sus reinos adornados como “res publica”. El pobre siguó siendo pobre y el rico mas rico, pues no daba cuentas a España. El caos y la desigualdad fué a mas, hasta que llegó el gran Ché a solucionarlo todo y dejarlo de maravilla, como está ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: